días de periodismo

La primera serie japonesa que vimos en Perú

Ahora no llama la atención ver series japonesas en la televisión pero…¿saben ustedes cuál fue la primera que vimos en nuestras pequeñas pantallas? Se llamaba “Samurai: por el honor de los Takeda” y la estrenó el Canal 4 el 28 de setiembre de 1965, transmitiéndola dos veces por semana, los martes y viernes a las 7.30 p.m. Nuestro país fue el segundo de Latinoamérica en apreciarla, después de México.
Los niños y adolescentes de aquella época la convirtieron en uno de sus programas favoritos porque, aunque se ubicaba en una determinada etapa de la historia del Japón feudal, cada uno de sus episodios encerraba mucha acción, luchas con espadas y bastante de fantasía. Pero creo que lo más importante era que transmitía uno de los conceptos humanos más respetados: el amor a la familia.
Probablemente, ningún otro país ha sufrido épocas tan angustiosas como las que vivió el Japón en la época de los samurai, cuando guerrilleros mercenarios asolaban las comarcas robando tanto al pobre como al rico, quemando además sus propiedades. A veces, estos bandidos se plegaban a otros grupos – no menos crueles y mezquinos – para aprovecharse de la confusión y el caos para saldar viejas cuentas personales.
Es en esta etapa vibrante y dramática que se desarrolla “Samurai:por el honor de los Takeda” (cuyo título original es “Shinshu tenmakyo”). Fotografiada en blanco y negro, relataba la historia del príncipe Inamaru Takeda, que trata de vengar a su familia (padre y hermanos), quienes murieron defendiendo sus posesiones ante al ataque de sanguinarios bandoleros. La serie fue producida por la productora cinematográfica Toei en 1958.
Dirigida por Hideaki Onishi, cada uno de sus capítulos duraba 53 minutos y tenía como protagonistas principales a Seishiro Sawamura (príncipe Inamaru Takeda), Motoharu Ueki (Chikudo), Eijiro Yanagui (Ieyasu Tokugawa), Eiko Maruyama (Sakuyaku), Ryutaro Gomi (Ninken Kagami), Junko Takashima (Midori), etc. Además, para las escenas de batallas, los productores contaban con la participación de unos tres mil extras.
Como recordarán los chicos y adolescentes de ayer, cada capítulo terminaba poniendo a Takeda ante un nuevo peligro sin aparente solución, tal como en las antiguas seriales. De tal manera que todos esperaban con ansiedad la transmisión del siguiente episodio, para conocer cómo salía el héroe del peligro. Creo que, a pesar de que los personajes y escenarios eran completamente diferentes a lo que acostumbraba mostrar la televisión hasta entonces, la serie gustó por ser novedosa, dinámica y con inventiva oriental.
“Samurai: por el honor de los Takeda” se basa en libretos que redactaba Eiji Yoshikawa (1892-1962) quien, con el correr de los años, llegó a convertirse en uno de los más leídos novelistas cuyas obras se inspiran en la historia del Japón. El autor recibió en el más importante galardón que el gobierno japonés otorga a los hombres de letras, así como el correspondiente al Orden del Tesoro Sagrado.
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com