días de periodismo

Algo falla en “Yo Soy”

Amigos, tal como les había adelantado, a partir de hoy, vuelvo a escribir “Mirador”, la columna que durante veinte años redacté diariamente en El Comercio. Ahora estoy tratando de recuperar ese estilo que tanto les agradaba y que convirtió a “Mirador” en una de las secciones más leídas del decano de la prensa peruana, esto es algo que nunca dejaré de agradecerles. Ojalá vuelva a contar con la aceptación de todos ustedes, al presentarla dentro de este blog. Hoy el “Mirador” hablará del programa “Yo Soy”, que es un nuevo esfuerzo de la productora de Gisela Valcárcel.
Además de tratar de entretener al televidente, todo programa – por más simplón que sea- debe tener un objetivo principal y parece que “Yo Soy” se contenta con lo dicho al principio: solo tratar de entretener. Porque al ver este programa de Frecuencia Latina, uno no sabe qué es lo que persigue. ¿Propiciar el surgimiento de imitadores? Pero…¿creen que es posible descubrirlos si cada uno de los participantes solo imita a un artista consagrado? Me parece que, al realizarse los cástings, los productores debieron exigir a cada uno de los concursantes la necesidad de imitar a un mínimo de tres ídolos.
Porque, de acuerdo con el mecanismo que tiene el programa, se premia en cada temporada – va por la segunda- al participante que imita bastante bien a un determinado artista. Tal como sucedió en la temporada inaugural en la que el joven arequipeño Ramiro Saavedra fue el ganador, y con justicia, al “convertirse” en Kurt Cobain, el que fuera cantante y líder del grupo “Nirvana”. ¿Se puede decir que, gracias a este triunfo, se le abrirán las puertas del mundo del espectáculo, cuando solo imita a un artista? ¿Creen que con esta única credencial, Saavedra logrará abrirse campo en el mundo del arte? El tiempo lo dirá.
En cada una de las emisiones, los concursantes dicen “yo soy…(Beyonce, Marc Anthony, Alejandra Guzmán, Selena, Laura Pausini, etc., por mencionar algunos) y, francamente, algunos son bien caraduras porque sus “imitaciones” no tienen nada del cantante que admiran y del que aseguran tener voz parecida. La calificación de los concursantes está a cargo de un jurado formado por Ricardo Morán, productor de espectáculos; Maricarmen Marín, guapa cantante; y Fernando Armas, uno de los grandes y mejores imitadores con que cuenta nuestro humorismo.
Siguiendo el molde de otros programas similares, Morán es el que aparece como una especie de Simon Cowell, el de “American Idol” y “The X Factor”, pero está a mil años luz. Es el miembro del jurado que trata de aparecer como el más drástico y antipático de los tres jurados. No se puede negar que es el que más conoce y sabe de “Yo Soy”. Y es cierto también que para lucir antipático no se tiene que esforzar porque parece que, por naturaleza, lo es. Uno lo ve en la pequeña pantalla y le cae “chinche”. Maricarmen aporta su belleza y Armas no tiene oportunidad de lucimiento.
“Yo Soy” tiene como conductores a Adolfo Aguilar y Karen Schwarz, pero a veces dan la impresión de que están demás. Finalmente, el programa se extiende demasiado y aburre con las constantes repeticiones de los avances denominados “más adelante” y las verdaderas tandas de comerciales.
Animadores y jurado de “Yo Soy”.
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com