días de periodismo

Una vieja entrevista: Adalberto Oré Lara

“Los compositores de ahora son inteligentes pero están desfigurando el vals criollo, le están quitando el sabor , su personalidad. Un vals debe tener sabor a pesar de su contenido romántico y sentimental. No estoy contra dichos compositores, yo los aplaudo, pero les pido que le pongan el sabor a sus valses como peruanos que son”, expresó Adalberto Oré Lara.

Este viejo compositor criollo, que ha escrito páginas tan difundidas como “Nunca podrán”, “Me cuenta un amigo” y “Sí, don Luis” – todas ellas en la voz de Luis Abanto Morales- cuenta que comenzó a escribir canciones en 1950 después de asistir al sepelio del torero nacional Guillermo Rodríguez Martínez, “El Sargento”.
“Era un magnífico muchacho, bohemio y desinteresado. Si un amigo le decía: Vamos a mi pueblo para que torees, él agarraba los estoques e iba sin preguntar : ¿Cuánto hay? Era de la época de “El Nene”. Murió en el Cusco porque le cayó tétano y no había inyección. Se murió rápido. Me dio una pena que muriese y nadie se acordase de él. Así es que le compuse “Murió el Sargento” y me lo estrenaron “Los Embajadores Criollos”, que en esa época causaban furor”, recuerda Oré Lara.
Estimulado por el éxito que alcanzó su primer tema el compositor ancashino (Oré Lara nació en el distrito de Conchucos, provincia de Pallasca, y tenía cinco meses de nacido cuando su familia se trasladó a Lima), siguió escribiendo canciones mientras se desempeñaba también como miembro de la Policía de Investigaciones del Perú.
“Ya estoy jubilado y fui PIP durante 35 años. Claro que mis jefes se mostaron comprensivos y me dieron facilidades, y así fue que un día tuve el coraje de presentarme ante el público, con mi guitarrita, en una función en el Metropolitan, cuando era un cine de candela. Yo tenía la idea de que me iban a destrozar a insultos, pero ocurrió lo contrario: me aplaudieron”, cuenta riéndose.
Adalberto Oré Lara recuerda que toca la guitarra desde los 14 años y que fue en 1935 que comenzó a jaranear. “A los bohemios de antes nos gustaba llevar música para que la gente bailara. Nos daban trago y nos invitaban a comer. Actuábamos gratis desde las 11 de la noche hasta el amanecer. Nos lucíamos con tres o cuatro conjuntos en jaranas de ocho o nueve serenatas. En esa época se cantaba muy poco lo criollo y el repertorio incluía pasodobles, tangos, fox trots, rumbas, etc. Con “Rencor”, vals de Augusto Rojas Llerena, comienza a sonar la música criolla y Pinglo la afianza más”, agrega.
Para el compositor, que tiene como cien canciones grabadas, ” las jaranas de antes eran de candela pero la gente era más sana. A pesar de algunas peleas que surgían y, para eso cada, grupo tenía su fortachón que salía a la palestra cuando había problemas. Pero había respeto por la mujer del amigo, al compadre, las hermanas”
Nota.- Esta entrevista la publiqué en La Prensa el martes 24 de agosto de 1976. En esa época, el compositor pertenecía al cuerpo de seguridad de El Comercio. Falleció en 1989.
Adalberto Oré Lara y yo en La Prensa (1976).
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com