días de periodismo

Periodismo torpe e insensible

A más de medio siglo de establecida la televisión en nuestro país, ya ni deberíamos exigirles a los productores de programas periodísticos el sentido de la responsabilidad. Realmente el tema no debería preocuparnos porque, además de la existencia de disposiciones legales, cada uno de nosotros es un “Pinocho”, y no me refiero a que seamos mentirosos, si no a que todos contamos con nuestros respectivos “Pepe Grillo”. Es decir,  tenemos una conciencia que nos dice que lo que hacemos está bien o está mal. Sin embargo, parece que existe gente sin conciencia que no respeta nada y debemos seguir preocupándonos.

Por eso no creemos que los responsables de “La Noche es Mía” hayan difundido la entrevista al niño que fue violado por su padre, sin antes haberla visto. La apreciaron y no les importó vejar nuevamente a la pequeña víctima, mostrando su rostro – sin haberlo “pixeleado” – y sin distorsionar su voz. Es decir, la cámara y el micrófono registraron sus reacciones exteriores. Algo que no debió hacerse. Una comisión que nunca se le debió encomendar. Era un tema tan delicado que había que coger con pinzas y… ¿no le dieron importancia?
Además, si tomáramos como cierto lo que dicen en Frecuencia Latina que salió al aire sin haber sido revisado, ¿para qué existen directores y productores? Han suspendido solo a la reportera que hizo la nota y que hizo lo que le pidieron que hiciera. Porque todo programa periodístico tiene un director que señala lo que cada miembro de su equipo debe hacer. La periodista cumplió y su trabajo ha debido ser apreciado previamente por el director. Y creemos que sí lo vio y le dio el “O.K.” pensando en la polémica que iba a generar y que redundaría en beneficio del ráting del espacio que conduce Carlos Carlín. ¡Qué irresponsabilidad!
Repetimos: la reportera no realizó la entrevista del escándalo porque se le diera la gana, sino porque el responsable (¿?) periodístico del programa se lo pidió. Por lo tanto ella no tiene toda la culpa de lo que ha pasado y es la única que ha sido sancionada. Hay que tomar en cuenta también que en el momento en que se selecciona “lo mejor” de todo lo que se ha grabado, se edita para condensarlo en los minutos que se le han considerado dentro del programa a emitir, los editores -que ya tienen la experiencia necesaria- saben que, cuando de niños se trata, hay que tener un cuidado especial.
Qué tal muestra de periodismo tan insensible, torpe y descarado la que se apreció en “La Noche es Mía”. Aquí hay responsabilidad intelectual y moral. No basta con que Frecuencia Latina o el conductor Carlos Carlín pidan ahora disculpas. Así no es la cosa. La televisora debería sancionar también a los responsables del programa: el director y productor. Finalmente, no deja de preocuparnos también que los familiares del niño de 5 años de edad no lo hayan sabido defender -tal vez por carecer de formación e información- negando a la periodista de “La Noche es Mía” la realización de la entrevista.
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com