días de periodismo

Pequeño incidente en Las Vegas

Cuando Jorge Henderson y yo fuimos invitados por Warner Music México a apreciar el concierto que, con motivo del aniversario patrio de México, iba a ofrecer Luis Miguel en el Cesar´s Palace, decidimos una tarde ir al OMNIMAX Theatre y apreciar el documental “Tropical Rainforest” en un novedosísimo sistema de proyección. Pagamos 4.50 dólares por la entrada para la asistir a la función de las 3 p.m. del domingo 13 de setiembre de 1992.

Si los proyectores tradicionales pasan las películas verticalmente, OMNIMAX proyecta imágenes captadas en 70 mm de manera horizontal, en una gigantesca pantalla ovalada que puede tener como mínimo 22 metros de ancho y 16 de alto, Es decir, la pantalla se extienda más allá de la visión periférica del ser humano, de tal manera que el espectador se siente verdaderamente en medio de la acción.

Recuerdo que el documental nos trasladaba en un helicóptero y nos permitía apreciar la belleza y el misterio de una lluviosa floresta tropical. Uno vivía la experiencia y hasta tuve la impresión de que mi asiento se movía de acuerdo con las maniobras del piloto de la nave, advertidas por los encuadres de la cámara. Si a ello le sumamos el sonido de 44 parlantes y 16 amplificadores, la proyección fue una experiencia muy interesante.

(Sé que ahora este sistema se está usando para presentar películas con argumento y que incluso muchas son realizadas en Tercera Dimensión. Me he enterado también que existen más de cuarenta países que cuentan salas con el sistema OMNIMAX, siendo una de ellas Argentina)

Al abandonar la sala, caminábamos conversando sobre el avance de la técnica cinematográfica cuando, inesperadamente, nos abordaron dos policías quienes- felizmente, de buena manera- nos pidieron que presentáramos nuestros documentos de identidad. Mientras uno los examinaba, el otro nos solicitó que nos despojáramos de nuestras casacas y, al hacerlo, nos palparon el cuerpo buscando seguramente un arma o drogas.

Como no encontraron nada ilegal, permitieron que siguiéramos nuestro camino. Fue entonces que le dije a Jorge Henderson lo siguiente: “Oye, he venidos muchas veces a los Estados Unidos, en el aeropuerto ni siquiera me revisan la maleta y ésta es la primera vez que tengo este tipo de incidente policial, y creo que todo ha sido por estar en tu compañía”. ¿Y es que se han fijado que el popular animador tiene el rostro y los bigotazos similares a los de esos villanos que Arnold Schwarzenegger combate en la película “Mentiras Verdaderas”?

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com