días de periodismo

¿Realidad o ficción?

El periodista Kenneth Anger, que se dedicaba a investigar los misterios del pasado de Hollywod, publicó una historia extraordinaria que habría tenido lugar en 1924. Escribió que el magnate de la prensa William Randolph Hearst – en el que Orson Welles se inspiró para hacer su “Ciudadano Kane”- y la actriz Marion Davis, que era su amante, organizaron un crucero en el lujoso yate “Oneida” invitando para ello a un grupo de celebridades. La nave partió de San Pedro, California, el sábado 15 de noviembre de 1924.

Entre dichas personalidades estaban el director Thomas H. Ince, que era el invitado de honor porque cumplía 42 años, Charles Chaplin, la novelista Elinor Glyn, las actrices Aileen Pringle, Seena Owen y Margaret Livingstone, el coreógrafo y bailarín de ballet Theodore Kosloff, entre muchos otros no ligados al mundo del arte. Ince, que es considerado el “Padre del Western”, había producido y dirigido cerca de cien películas. Con David W. Griffith y Mack Sennett fundó la Triangle Motion Picture Company.

Según Anger, una noche Hearst sospechó que Chaplin le estaba haciendo el amor a la Davis en algún ambiente de la nave. Furioso y celoso, recorrió toda la nave portando un revólver de mango de brillantes y, en medio de la oscuridad, vislumbró dos sombras y disparó sobre una de ellas. Probablemente, a la más alta. Al suelo cayó muerto Ince, mientras Marion Davis escapaba rápidamente. La muerte fue reportada como producto de “una aguda indigestión” y, según otros, por “un ataque al corazón”.

Si bien los diarios de Hearst soslayaron el sangriento hecho, la primera plana del “Los Angeles Times” publicó el siguiente titular: “Productor de cine abaleado en yate de Hearst” y, curiosamente, al día siguiente ya no siguió informando. Sin embargo, el episodio había tenido una testigo que demandó una recompensa a cambio de su silencio. Se trataba de una oscura periodista que había escrito argumentos para dos películas de Marion Davis.

Hearst compró su silencio concediéndole de por vida una columna en sus periódicos, con un sueldo fabuloso. ¿Saben quién fue la periodista? Louella Parsons quien, a pesar de que escribía mal, llegó a convertirse en una de las periodistas especializadas en chismes más famosas de los Estados Unidos. La viuda de Ince tuvo una actitud sospechosa: hizo cremar inmediatamente el cuerpo y se fue de viaje. De tal manera que nadie pudo exhumarlo para ver si tenía indicios de haber recibido un balazo,

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com