días de periodismo

“Don Ata” con Esther y Alicia

don ata
Atahualpa Yupanqui saluda a Esther Granados y Alicia Lizárraga observa la escena

Como les conté hace unos días, ahora que estoy jubilado y tengo bastante tiempo libre, me pongo a revisar paquetes que – conteniendo documentos, cartas, fotos, casetes, etc., que alguna vez sirvieron para realizar mi labor periodística – he ido acumulando en un rincón de mi hogar. Y me sorprendo por las cosas que voy encontrando. Por ejemplo, había olvidado que almorcé o comí en un chifa con María Conchita Alonso, pero una grabación me lo ha recordado. Y, así, revisando, hallé esta foto en la que Atahualpa Yupanqui aparece saludando a nuestras queridas cantantes criollas Esther Granados y a Alicia Lizárraga, durante una visita que hiciera a la Apdayc el 15 de abril de 1974.

Además, de ser un gran poeta, compositor, guitarrista y cantor, don Atahualpa Yupanqui era un caballero. Observen que, sonriente, le da la mano a la intérprete de “Suspiros”, mientras la que nos divertía con su interpretación de “Troki Moki” lo observa con admiración. Advierto que, por extraña coincidencia, las tres grandes figuras artísticas ya no están entre nosotros. “Don Ata”, como lo llaman los jóvenes argentinos, falleció el 23 de mayo de 1992 en París. “La Cholita Linda del Perú”, como bautizaron en Chile a Alicia Lizárraga, murió el 13 de agosto de 2004 y “La Reina de la Jarana”, la artista que solita se jaraneaba, abandonó este mundo el 19 de octubre del año pasado.

El verdadero nombre del intérprete folclórico argentino era Héctor Roberto Chavero Aranburu pero, debido a la gran admiración por las culturas aborígenes y en memoria de dos incas, se hizo mundialmente famoso como Atahualpa Yupanqui. Antes de ser conocido, recorrió todo el norte argentino y el altiplano, alternando con sus pobladores. Así fue que en 1926 compuso “Camino del Indio”, uno de sus primeros éxitos. Recuerdo que, en un concierto que ofrecía en el Teatro Municipal, el público le pedía que lo interpretara y él no lo hizo limitándose a comentar lo siguiente: “El camino del indio… ya lo han asfaltado” En su juventud, Atahualpa Yupanqui fue perseguido y encarcelado, debido a sus ideas políticas.

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com