días de periodismo

Una gratísima sorpresa

Gracias a Kokin Li quien, en octubre de 1997, cuando me encontraba en la Ciudad de México, organizó un almuerzo en su residencia y al que fueron invitados no solo compatriotas nuestros como María Cristina Ribal, quien estaba escribiendo una telenovela para Televisa, y el Dr. Edwin Alvarado, al que conocimos cuando era cantante y compositor y que hoy es un eminente cardiólogo; sino también Yolanda Montes, la legendaria “Tongolele” y nuestra Miss Perú Carmela Stein, quien estaba acompañada de su hija, la hermosa Ana Patricia Rojo.

Aquel mediodía quedé con “Tongolele” en que, al día siguiente por la tarde, la visitaría para hacerle una entrevista. Ella, que sigue luciendo bella y escultural, vive en la Colonia Condesa- una hermosa zona vecina al Bosque de Chapultepec y en la que vivieron celebridades como Mario Moreno “Cantinflas”, Agustín Lara y Dolores del Río- que cuenta con una gran cantidad de restaurantes, librerías, cafés, galerías, boutiques y hoteles; y es, por lo tanto, escenario de una gran actividad cultural y nocturna.

Mi grabadora estaba captando las declaraciones de la exótica bailarina, que forma parte de la época de oro del cine mexicano, cuando tocaron a la puerta de su casa y yo, que estaba en la sala, escucho la voz sonora e inconfundible de Celia Cruz. Y, efectivamente, era ella quien con su esposo Pedro Knight acababan de llegar a la Ciudad de México a cumplir unos compromisos profesionales y lo primero que habían hecho fue telefonear a su vieja amiga “Tongolele”, quien les informó que iba a recibir la visita de un periodista peruano y había mencionado mi nombre.

Celia, a quien me unió una gran amistad, le pidió a Yolanda Montes que no me dijera nada y que me iban a dar una sorpresa. Y fue una gratísima sorpresa. Aquella tarde conseguí dos entrevistas y pasé una tarde increíble en unión de verdaderas leyendas del mundo del espectáculo. Conversamos durante buen rato mientras saboreábamos tacitas de café cubano que preparó “Tongolele”. Nos tomamos varias fotos y Celia me pidió que fueran para mi álbum y no para publicar en El Comercio, porque ella no había ido peinada. Una de las fotos adorna esta nota.
celiatongo

Pedro Knight, “Tongolele”, Celia Cruz y yo en casa de la bailarina.

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com