días de periodismo

Gardel vivió con bala en pulmón

La noche del 11 de diciembre de 1915, Carlos Gardel había terminado su actuación en el Teatro San Martín de Buenos Aires y, en compañía de los actores Elías Alippi y Carlos Morganti, fue a un club nocturno conocido como el salón Palais de Glacé. Cuando, tras comer algo y beber champán, los tres se retiraban y, justo en ese momento, gente que estaba en otra mesa inicia un altercado al burlarse y tratar de agredir a Alippi. El zorzal criollo intervino diplomáticamente, tratando de calmar los ánimos, y con el apoyo de un policía pareció tener éxito.

Fue así que abandonaron el club y partieron en un automóvil rumbo a Palermo. Ninguno de los tres advirtió que los seguían tres vehículos y cuando se vieron en la necesidad de detenerse en la esquina de las avenidas Alvear y Agüero, fueron atacados por los mismos que los habían provocado en el Palais de Glacé. Sin la presencia de testigos, actuaron con violencia y uno de los agresores hizo disparos a quemarropa hiriendo a Gardel en el costado izquierdo del tórax. Al ver que caía al suelo, en medio de un charco de sangre, los atacantes huyeron rápidamente.

Por su parte, Alippi y Morganti, asustados y desesperados, condujeron a Gardel hasta la Asistencia Pública de donde, tras evitar que siguiera desangrándose, lo derivaron al Hospital Ramos Mejía. El doctor Ricardo Donovan examinó la herida y comprobó que la bala había perforado el pulmón izquierdo sin orificio de salida. Sin embargo, como el artista mostraba una evolución favorable y el proyectil parecía no causarle molestia alguna, la junta de médicos decidió no extraérselo y fue así que la bala permaneció alojada en su pecho durante el resto de su vida.

Mientras tanto, las investigaciones policiales llegaron a establecer que el hombre que disparó contra Carlos Gardel era Roberto Guevara y que el instigador de la agresión había sido su amigo Gregorio Gallegos Serna. El 24 de febrero de 1916, en una entrevista publicada en el diario La Razón, el famoso cantante de tangos contaba: “El que intentó matarme gritó: ‘¡Ya no vas a cantar más El Moro!- Sobre su herida dijo: “Ya está bien, como si nada. La bala no pudo ser extraída, pero debo confesar que no la siento, ni me molesta en ninguna circunstancia… pero no hablemos de cosas desagradables”.

Cuando el 24 de junio de 1935, Gardel y sus músicos murieron al chocar e incendiarse el avión en el que se hallaban con otra nave en el campo de aterrizaje Olaya Herrera de Medellín, Colombia; los médicos forenses encontraron la bala y por eso se creyó en un primer momento que habría tenido producido algún altercado, justo en momentos en que el avión iba a despegar, y que alguien había disparado contra Gardel. Lo cierto es que el Zorzal Criollo había seguido cantando y haciendo cine durante veinte años con una bala en el pulmón izquierdo.

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com