días de periodismo

Cuando Mario Lanza cantó “Granada”

Cuando era colegial acostumbraba a ir los domingos al cine y casi siempre al Cine Metro, que quedaba en la Plaza San Martín, porque me encantaban (y me siguen encantando) sus musicales. Salía temprano de mi casa para colocarme en la cola y poder adquirir mi ticket de Balcón. La propina que me daba mi padre no alcanzaba para ubicarme en la Platea o Mezzanine de la que era una de las mejores y cómodas salas cinematográficas de Lima. Además, para subir los tres pisos a través de una estrecha escalera y apreciar la película desde gran altura, no era necesario llevar saco y corbata, como exigían para ingresar a las localidades más caras. Ah, y el que recibía los boletos en Platea y Mezzanine vestía un llamativo saco rojo con charreteras amarillas, tal como el que usan los músicos de las bandas de música estadounidenses.

Yo no canto ni bailo y, sin embargo, me gustan las películas musicales. Esto no quiere decir que no aprecie o me desagraden los otros géneros cinematográficos. Ustedes saben que los estudios Metro-Goldwyn-Mayer se caracterizaron por hacer grandes musicales. Por eso, en el Cine Metro – que exhibía exclusivamente material MGM- disfruté de maravillas como “Cantando bajo la lluvia”, “Siete novias para siete hermanos”, “Lili”, “El gran Caruso”, “Sinfonía de París”, “Casino de placer” y tantas, tantas otras. Sin embargo, hubo una película que si bien no alcanzó a tener el alto nivel artístico de las que he citado, pero me dejó un recuerdo imborrable fue “Tú eres mi pasión” (Because you’re mine), que protagoniza Mario Lanza.

Y es que incluye una escena en la que el gran tenor canta “Granada” de Agustín Lara y lo hace en español y, aunque pronuncia mal algunas palabras, la sala entera lo escuchó en silencio parecía que ninguno de los asistentes respiraba. Sin embargo, cuando terminó la canción, se produjo un estallido de emoción que nunca había apreciado durante una función de cine. Como si se hubieran puesto de acuerdo, todo el mundo comenzó a golpear el piso con los pies y a exigir a viva voz que repitieran la escena. Fue entonces que el operador detuvo la proyección, rebobinó el rollo y tuvimos una nueva ocasión de escuchar a Mario Lanza cantar “Granada”…y no importó que, por citar un ejemplo, dijera “milancolía” en lugar de melancolía.

Si el disco hubiera aparecido en nuestro medio, estoy seguro que se hubiera vendido como pan caliente. Cosa que no ocurrió en los Estados Unidos donde fue otra canción de la película que vendió más de un millón de copias: “Because you’re mine”, de Sammy Cahn y Nicholas Brodszky. Para que disfruten de la parte en que Mario Lanza canta “Granada” no dejen de hacer clic abajo y, si les gusta, ya no tendrán que golpear el piso con los pies ni exigir con gritos su repetición. Bastará con que vuelvan a hacer clic.

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com