días de periodismo

Se fue Ana Bertha Lepe

A pocos días de la desaparición de Irma Lozano, nuevamente el ambiente artístico mexicano se ha visto enlutado con la muerte de Ana Bertha Lepe quien, tras ocupar el cuarto lugar en el certamen de belleza “Miss Universo 1953”, se convirtió en una popular estrella de cine. Su deceso se produjo el jueves último, tras una complicación en la operación a la que se había sometido en el Hospital Santa Elena de la Ciudad de México D.F. Tenía 80 años. Lo que me extraña es que no vi ni una línea publicada al respecto en ninguno de los dos diarios que leí al día siguiente.

Poco antes de ser elegida “Miss México”, Ana Bertha ya había debutado en el cine haciendo un breve papel en “La justicia del lobo”, de Vicente Orona, que protagonizaron Dagoberto Rodríguez y Flor Silvestre. Al obtener el título de la mujer más hermosa de México a los 20 años de edad, le fueron dando roles de mayor importancia y en películas con figuras populares. Por citar algunos títulos: “¿Adónde van nuestros hijos?” con Dolores del Río, “Los valientes no mueren” con Pedro Armendariz, “Los gavilanes” con Pedro Infante, etc.

Apareció en más de 80 largometrajes, siendo el último “El patrullero 777”, al lado de Mario Moreno “Cantinflas”, en 1978. Después se dedicó a actuar en series y miniseries de la televisión, tales como “Navidad sin fin”, “Angela”, “Mi pequeña soledad”, etc. Afirman sus amigos más cercanos que, a causa de la depresión, comenzó a beber, a subir de peso y dejó de trabajar. Nadie duda de que Ana Bertha Lepe nunca pudo olvidar ni superar el trauma que le dejó aquel viejo episodio de su vida en el que su padre mató a su novio Agustín de Anda.

La noche del 29 de mayo de 1960, se encontraron en el cabaret La Fuente, donde actuaba Ana Bertha Lepe, el padre de la artista y Agustín de Anda, hijo de uno de los grandes productores del cine mexicano y novio de la hermosa y monumental mujer. Se publicó en aquella época que, tras tomar un par de copas de licor, los dos hombres comenzaron a discutir agriamente. El joven le dijo a don Guillermo Lepe que “tenía” que casarse con Ana Bertha, pero que no podía hacerlo porque no tenía dinero y su padre no quería prestárselo y agregó: “Desde este momento dejo en libertad a su hija para que haga su vida”.

Lepe iba a reaccionar y en eso la artista y su coreógrafo se acercaron a la mesa donde estaban, Agustín se puso de pie y se despidió, siendo seguido por Ana Bertha y su padre. Cuando este último le exigió mayores explicaciones, De Anda lanzó frases que no le gustaron al ya irritado padre- un militar retirado y que era el representante artístico de su hija- que sacó su pistola y le disparó dos balazos. Lepe fue condenado a pena de prisión y la vida de la que había sido considerada la mujer más bella de su país fue perdiendo el brillo que debió durar más tiempo.

Ana Bertha Lepe y Cantinflas en "El patrullero 777"

Ana Bertha Lepe y Cantinflas en “El patrullero 777”

 

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com