días de periodismo

Memo de Pepe Ludmir

Cuando cursaba el tercer y último año en la Escuela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con un grupo de compañeros de estudios (Elisa Calmet Porturas, América Lina Orbe Riera, María del Carmen Rodríguez de Arce y Rubira, Alberto Tenorio Taramona y Jenny Vásquez Solís) producíamos y transmitíamos por Radio Miraflores el noticiero dominical “Mediodía“. No nos pagaban ni medio pero lo mantuvimos durante todo 1961, a punta de entusiasmo, el deseo de hacer periodismo y a costa de nuestros bolsillos. Imagínense que hasta entrevistamos al Premio Nobel de Medicina Bernardo Houssay.

Además, yo tenía a mi cargo la parte de Espectáculos y el día que iba a comentar sobre el estreno de “Otra vez adiós” (Goodbye again), de Anatole Litvak, un drama romántico en el que la madura Ingrid Bergman se enamora del joven Anthony Perkins, sin importarle la diferencia de edades, quise poner como fondo el tema musical que se escucha reiteradamente en la película y que es el tercer movimiento de la Sinfonía N° 3 de Brahms, porque el título original de la novela de Francoise Sagan en la que se basó el drama fue “Aimez vous Brahms?” 
Había escuchado en el programa “Charlas de Cine”, que Pepe Ludmir conducía diariamente por Radio Panamericana, una versión del tema musical mencionado a cargo de la pareja de pianistas “Ferrante & Teicher” (ambos ya desaparecidos), que me había gustado mucho. De tal manera que lo llamé,me presenté y le pedí que me prestara el disco y, aunque no me conocía, me citó en su pequeña oficina que quedaba en el segundo o tercer piso del edificio que Panamericana Televisión tiene en la cuadra 10 de la Av. Arequipa y, tras ubicarlo en medio del desorden, me cedió la grabación. ¡Qué buena gente era Pepe Ludmir!
Al poco tiempo, quiso Dios que fuéramos compañeros de trabajo en el tabloide “El Diario”, que la empresa que publicaba “La Prensa” y “Ultima Hora” editara en la segunda mitad de 1961. Lástima que fuese cerrado tan pronto como don Pedro Beltrán se dio cuenta que su movimiento político Independientes no lograría llevarlo a la Presidencia de la República. Sin embargo, el poco tiempo que compartimos en la Cueva de Baquíjano, como los enemigos de Beltrán llamaban al local que “La Prensa” tenía en el Jirón de la Unión, sirvió para que surgiera entre Pepe Ludmir y yo una gran amistad. Lo demuestra el Memo, cuyo facsímil publico a continuación.
memo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com