días de periodismo

Medicina de Hildebrandt

Esta mañana me llamó Ricardo Fujita, el destacado dibujante que fue uno de los tantos buenos colegas que tuve en “La Prensa” y con el que sigo en contacto a pesar del tiempo transcurrido, para preguntarme si había leído “Hildebrandt en sus Trece”. Cuando le respondí que no, me dijo: “Anda a comprar varios ejemplares, porque no solo ha publicado una foto en la que apareces con Cecilia Barraza, sino que dice cosas muy buenas de ti. ¿Mencioné a Cecilia Barraza? No, estás con Lucía de la Cruz”. Les aseguro que me emocionó el solo hecho de saber que César Hildebrandt se acordara de este viejo colega que se encuentra ya – como suele decirse- en sus cuarteles de invierno.

Así es que, tan pronto como le agradecí a Fujita por pasarme el dato, colgué el teléfono y me fui a buscar el semanario y revisé sus páginas hasta ver la fotografía, que tiene 39 años de antiguedad, pero al leer el breve texto me quedé anonadado de saber lo que el destacado periodista opina sobre otro colega y lo publica en su leído que aparece todos los viernes. Supongo que debe haber sido el propio César Hildebrandt quien lo redactó porque él me conoce, desde los años 60, cuando éramos muchachos y él escribía en “Ultima Hora” y yo en “La Prensa”.El texto que acompaña a Imagen Inolvidable en la página 25 dice: “El legendario periodista de espectáculos Alfredo Kato -un hombre decente que hizo escuela en la prensa peruana- posa al lado de una Lucía Cruz casi irreconocible. La cantante tenía 21 años y la imagen fue captada en abril de 1974, la noche en que se inauguró el chifa limeño Yut Kung”. 

Son pocas palabras pero expresan tantas cosas buenas sobre mí, como persona y como periodista, que no voy a negar que sentí una emoción tan grande y que, sentimental como siempre, sentí un poco de calor en los ojos y me pareció que iba a saltar alguna lágrima. Tal vez Hildebrandt haya exagerado dejándose llevar por los años que venimos haciendo periodismo pero no se imaginan – él y ustedes- todo el bien que me hizo leer esta mañana el semanario donde uno puede encontrar informaciones que otros medios no se atreven a publicar.

Me olvidé que padezco de todos los achaques de la “vejentud”…el glaucoma, las cataratas y una trombosis venosa profunda, que vengo combatiendo desde el Día del Periodista y que debe finalizar a fines de diciembre con la disolución total del coágulo que amenaza con llegar a mis pulmones. Agradezco a César Hildebrandt y a su semanario “Hildebrandt en sus Trece” por haberme proporcionado esta mañana una medicina más afectiva que los que vengo consumiendo desde hace varios meses. Gracias, César.

img433
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com