días de periodismo

A lo que llega el fanatismo

Cada cierto tiempo, los fanáticos del cine a los que les sobra la plata tienen la oportunidad de adquirir algún producto utilizado en la filmación de su película favorita o algo personal que perteneció al actor o la actriz que admiran, participando en subastas que se celebran periódicamente en diferentes ciudades. ¿Vieron ustedes “El halcón maltés” de John Huston? La estatuilla, tras la que están delincuentes y traficantes de artes dispuestos a matar, dando lugar a Mary Astor, Peter Lorre y Sydney Greenstreet recurran a la ayuda del detective Humphrey Bogart para ubicarla, fue vendida en cuatro millones 085 mil dólares.

Si bien dentro de la ficción creada por Dashiel Hammett en 1930, la estatuilla es valiosísima pues es un obsequio que los Caballeros de la Orden de Malta hacen al emperador Carlos V en 1530, pero nunca llega a sus manos pues la nave que la transportaba es asaltada por piratas y se pierde el rastro del objeto. Para el rodaje de “El halcón maltés” se mandó confeccionar la estatuilla tallada en plomo y de color negro, que mide 39 centímetros de altura y pesa cerca de 20 kilos. La Warner Bros expidió un certificado de autenticidad, como se anunció en la subasta organizada por la casa Bonhams y comisariada por el canal de cine clásico TCM.

Así pues “El halcón maltés”, la codiciada estatuilla en la película del mismo nombre y que marcó el debut como director de John Huston, fue el objeto que despertó mayor interés dentro del lote de 300 objetos que fueron puestos a la venta en Nueva York. en la subasta denominada “What dreams are made of” (De lo que los sueños están hechos). Parece que el nombre de Bogart pesa todavía pues el auto Buick Phaeton que lleva a Ingrid Bergman, Paul Henreid y Bogart al aeropuerto en la parte final de “Casablanca”, otro gran clásico dirigido por Michael Curtiz, fue adquirido por un adinerado fan que desembolsó 380 mil dólares.

La encantadora Audrey Hepburn lució en “Funny Face” un gorro de piel diseñado por Givenchy, que fue subastado en 70 mil dólares. Un admirador de Marilyn Monroe adquirió una cartas manuscritas (ocho carillas) que la actriz dirigiera a su tutora Grace Goddard, pagando 45 mil dólares. En el catálogo figuraron también una chaqueta que Shirley Temple usó en “La pobre niña rica”; la copia del guión de “El padrino” con anotaciones de su director Francis Ford Coppola; el negligee que lució Vivien Leigh en “Lo que el viento se llevó”, etc. La cifra más baja fue la que se pagó por la psicodélica camisa que Peter Fonda luce en “Busco mi destino” (Easy rider): 11 mil dólares.

 

 

el-halcon-maltes

 

 ¿Pagarían ustedes cuatro millones de dólares por una estatuilla de plomo?

Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes Copyright© 2012 AlfredoKato.com